El rol del ascensor en el desarrollo de las nuevas Mega Urbes en Chile

Comparte esta Nota.
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La planificación del desarrollo urbano apunta cada vez más a aprovechar la construcción vertical como una respuesta sostenible a las necesidades de los habitantes, y Chile no ha sido ajeno a esta tendencia.

Santiago de Chile, abril de 2019.- Durante las últimas dos décadas, América Latina ha vivido un importante incremento en la poblacional, pasando de 168 millones de habitantes en 1950 a más 650 millones en 2018. Asimismo, la región experimentó un aumento exponencial en el nivel de urbanización, actualmente más del 85% de sus habitantes vive en zonas urbanas.

Aunque estos datos evidencian avances en términos de desarrollo, análisis de organismos multilaterales, como ONU Hábitat, señalan que los proyectos de edificación de la región no han sido bien direccionados, y hoy las ciudades están obligadas a repensar sus modelos de crecimiento. En consecuencia, la expansión urbana bajo la idea de ciudad horizontal es un modelo que ha perdido viabilidad, debido a los diversos problemas que genera, como la afectación al medio ambiente o los problemas de movilidad y tráfico.

Así, la planificación del desarrollo urbano apunta cada vez más a aprovechar la construcción vertical como una respuesta sostenible a las necesidades de los habitantes, y Chile no ha sido ajeno a esta tendencia. Mientras que en 2002 había 474 mil hogares viviendo en edificios, en 2017 esta cifra superó el millón. Además, el sector de los edificios no residenciales también ha aumentado en el país y, actualmente goza del renombre de tener 2 de los 10 edificios más altos de América del Sur.

Como resultado de esta nueva tendencia, el sector privado aporta a la construcción de edificios de todas las formas y tamaños, con soluciones que buscan superar los retos que propone este tipo de infraestructura. En este sentido, empresas como la multinacional Otis ofrecen una amplia oferta que permite optimizar la movilidad vertical, aumentar la seguridad en grandes alturas, brindar facilidad de acceso, y disminuir los tiempos de desplazamiento en los equipos a través de tecnologías de punta que les permiten llegar a cualquier altura.

En las urbes modernas los ascensores son la herramienta que permite a las personas desplazarse al interior de las imponentes edificaciones. Por tal motivo, y en el caso de Chile, las empresas de la industria han asumido el reto de llevar la movilidad vertical a otro nivel. Este compromiso se ha materializado a través del desarrollo y aplicación de tecnologías en los equipos para hacerlos eficientes, seguros y capaces de ofrecer a los pasajeros una mejor experiencia de viaje, así como brindar beneficios en materia de consumo energético e identidad visual a los edificios.

En 2010 un estudio de la Universidad de Columbia encontró que las personas tardaban hasta 3 veces más tiempo esperando un ascensor que transportándose en su interior para llegar a su destino. Este tipo de situaciones ha obligado a que las empresas se enfoquen en optimizar los tiempos de desplazamiento en ciudades con edificios cada vez más altos mediante sistemas que permiten, entre otras cosas, gestionar de forma eficiente los viajes según el piso al que se dirigen los pasajeros, o usar el Internet de las Cosas para conectarse con el ascensor desde el celular y coordinar el momento en el cual se desea que el ascensor esté disponible.

De igual forma, dentro de las características de la actual oferta de elevadores en el país, la eficiencia energética ha adquirido mayor relevancia de cara a la reducción de la huella de carbono. Por ello, hoy es posible encontrar en el mercado tecnologías como Regen Drive, la cual permite a los ascensores capturar la energía producida por la operación del elevador y canalizarla para abastecer otros sistemas eléctricos del edificio, logrando reducciones en el consumo de energía de hasta el 75%.

Es de este modo que los elevadores han tenido que responder a los cambios de los últimos años y atender así, a las necesidades que trae consigo el crecimiento urbano vertical. Sin lugar a duda, la movilidad y el crecimiento urbano son dos variables que comparten un estrecho vínculo tanto en Chile, como en el resto del mundo. Por esto, el transporte vertical tiene el reto de continuar creando soluciones que generen confianza y seguridad, aporten a la eficiencia energética, ocupen menos espacio y brinden experiencias de viaje óptimas y agradables a los pasajeros.

Deja un comentario