Hablando del fenómeno “Caeza he Pichí”

Propuesta Digital
Comparte esta Nota.
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Por: Renato Herrera Lagos, Periodista.

Sin duda que el fenómeno de los humoristas/standaperos en el Festival de Viña ha marcado la pauta noticiosa veraniega en los matinales chilenos en esta última semana.

Y claro, pues el comportamiento de la Televisión nacional se modifica al 100%, en sus contenidos, pero no así en su costumbre, pues hemos sido testigos que hoy por hoy, los recursos de producción han mermado que los programas se instalen en la ciudad jardín. Se han conformado con generar un enlace y un par de rostros hablando y opinando del show con propiedad pero cuestionable.

Pero hablando del fenómeno Viña del Mar y el humor (Los shows preferidos por quien escribe este relato) me quiero detener en lo que respecta a la presentación realizada por el periodista Felipe Avello Suazo y cómo este, inteligentemente generó un negocio paralelo para él, y movilidad social que había visto solamente en una estrategia de Kia Motors con Marcelo “Chino” Ríos.

Sabemos que las redes sociales se nutren de contenidos televisivos y obviamente, viceversa. Y creo que Felipe Avello lo tiene perfectamente claro, pues, habitualmente usa sus espacios virtuales para entregar información, contenidos, promociones, etc.

He leído a muchos teorizar respecto a quién es el hermano mayor. Unos hablan que la TV no ha perdido el sitial como el medio de comunicación más masivo y penetrante en las personas. Otros tantos, señalan que son las redes sociales pues su target (millenials) se han transformado en una fuente opinante y con movilidad social.

En ese sentido, me resulta increíble el ver el impacto en las personas tras la rutina de Felipe Avello cuando se refiere al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su ya celebré “Caeza eh Pichí”

En la presentación de Felipe Avello, pudimos ver dos tácticas fenomenales y que muy poco podrían configurar tan excepcionalmente.

Además de hacernos reír a todos, cuestión que tiene su complejidad aparte, fue la de perdirle al público en esa jornada que lo siguieran en Instagram y motivar el envío de mensajes, en esa plataforma, al hombre más poderoso del mundo, Donald Trump.

La primera táctica es multiplicar sus seguidores cada vez que alguien repase su rutina (y estamos acostumbrados a que la TV nacional lo haga constantemente con los humoristas de Viña en épocas en que los contenidos escasean).

Será que los chilenos somos de por sí, buenos para la talla, pero nos tienen que dar un impulso, proveniente de un espectáculo masivo y arrollador como lo es el Festival de Viña para volcar todo ese desenfado en las redes sociales.

Tras la intensa ruta de Avello y su extraordinario éxito, hasta el punto de que la cuenta de Trump en Instagram tuvo que limitar el acceso ha enviar comentarios, me pregunto ¿qué vendrá ahora?

Y claro, Avello a la hora de referirse al pelo del presidente de los Estados Unidos y ligarlo al color de la orina, lo gradúa perfectamente a comparar el imaginario de la frase “Caeza he Pichí”, secuela de la notable “Están Matando a un Hueón”

Deja un comentario