Empresas ágiles: más allá de los procesos

Comparte esta Nota.
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Las metodologías ágiles permiten a las empresas innovar de forma más rápida, tener la capacidad de responder oportunamente a los cambios del mercado y entregar beneficios al equipo interno.

Santiago de Chile, enero de 2019.- Una empresa ágil es aquella en la cual, las relaciones con sus steakholders son más importantes que los procesos y herramientas con las cuales se desarrolla. Además, se caracteriza por tener la flexibilidad y la capacidad de adaptarse a nuevas situaciones u orientarse en una nueva dirección.

Existen algunos aspectos fundamentales para tomar en cuenta al momento de determinar la agilidad de una organización:

  • Todos participan: cada área de la empresa se involucra con la misma intensidad energética para enfrentar nuevos retos.
  • Potencia el equipo de trabajo: cuenta con profesionales integrales que tienen capacidad de adaptación a los cambios y a nuevos desafíos.
  • Derriba esquemas mentales: es difícil cambiar formas de pensar, pero estas empresas se esmeran en educar para el trabajo en equipo, con orden y disciplina.
  • Se preocupa por mejorar la comunicación: la comunicación es necesaria para fomentar las relaciones. Cuando es de calidad, estamos frente a un aspecto diferenciador y es un punto en común entre los mejores grupos de trabajo.
  • Automatización: las herramientas de apoyo al proceso facilitan la gestión de los proyectos y mejoran los procesos de puesta en producción, minimizando los errores que implican los procesos manuales.
  • Nuevas Tecnologías: sabe la importancia de mantenerse al día con últimas tecnologías del mercado y de esta manera tener la capacidad de aportar soluciones a los problemas.

Los cambios culturales en las organizaciones no son rápidos, todos tienen sus resistencias, por lo tanto, se hace primordial acompañar este proceso con un coaching que permita llegar de la mejor manera a los objetivos establecidos por la organización.

Idealmente se puede comenzar con la implementación de pilotos de prueba y de esta manera ir expandiéndose de forma gradual a las distintas áreas que tenga la necesidad de agilizar sus procesos.

Este planteamiento ha dado buenos resultados a la hora de que los cambios sean efectivos y sean más fácil de insertar al resto del equipo.

Durante este proceso la gerencia debe confiar en que las mejores soluciones surgen cuando las personas adecuadas colaboran entre sí, es importante que el equipo sienta que se les da confianza y libertad para explorar de manera autónoma ideas y soluciones, sin la necesidad de pedir permiso. No hay problema si algo falla, porque este es un requisito previo para la innovación.

Si quieres conocer más sobre la implementación de estas metodologías, visita www.3it.cl.

Deja un comentario