“Angels” llega a Chile para optimizar la calidad del manejo del ACV

Comparte esta Nota.
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La iniciativa tiene por objetivo asegurar que los pacientes que sufran un accidente cerebrovascular, reciban una atención adecuada en el momento oportuno y en el lugar correcto.

Santiago de Chile, 2019. Cada 30 minutos fallece o queda discapacitada de forma permanente una persona que sufrió un accidente cerebrovascular (ACV), que podría haber sobrevivido de haberse tratado en la institución adecuada. En ese sentido, hay varios factores que pueden retrasar el tratamiento de esa patología, como la falta de reconocimiento de los síntomas o no tomarlos seriamente; la distancia al hospital o unidad especializada de ACV y las demoras en la toma de decisión del tratamiento.

Con este desafío nace Angels, una iniciativa impulsada por el laboratorio Boehringer Ingelheim en conjunto con la European Stroke Organization (ESO), y que cuenta con el aval de la World Stroke Organization (WSO) y de la Sociedad Iberoamericana de Enfermedad Cerebro Vascular (SIECV). Su misión es mejorar el manejo del ACV a nivel internacional, asegurando que los pacientes obtengan la atención adecuada, en el momento oportuno y en el lugar correcto. Recordemos que los accidentes cerebrovasculares son una patología tiempo- dependiente, donde cada minuto es crucial y determinante para el futuro de quien lo padece.

Para lograr este objetivo, la meta es aumentar el número de instituciones preparadas para manejarlos adecuadamente y optimizar la calidad del manejo en los centros ya existentes. En ese sentido, Angels es una iniciativa única de atención médica, que comenzó en Europa, pero que en la actualidad se ha extendido a otros continentes y países de Latinoamérica, como Argentina, Colombia, Chile, Ecuador y Perú, entre otros.

Actúa con Velocidad

Se ha demostrado que el cuidado inmediato en centros de salud especializados o preparados reduce la mortalidad, discapacidad, complicaciones y duración de la hospitalización, conduciendo al mismo tiempo a una mayor independencia y posibilidades de que el paciente regrese a su hogar en el menor tiempo posible.

La iniciativa Angels aborda esta realidad proporcionando oportunidades a escala mundial y construyendo una comunidad de apoyo a las personas que han sufrido la enfermedad, destacando la importancia de un diagnóstico oportuno.

Entre otras acciones de relevancia, se realizan cursos formativos para el personal de enfermería, simulaciones virtuales, lecciones magistrales – online y presenciales-, además de normalizar los protocolos de tratamiento a través de un kit del ACV. 

Dificultades para el abordaje

Los especialistas recomiendan estar muy pendientes a los síntomas que muestra la patología: pérdida de sensibilidad en la cara; falta de fuerza en un lado del cuerpo; mareo y dolor de cabeza repentino sin causa aparente; o alteración al hablar o imposibilidad de expresarse.

No obstante, la falta de reconocimiento que la población presenta acerca de las señales del ACV es sólo uno de los obstáculos para el tratamiento, ya que existen varios factores que llevan a un retraso en el proceso de atención. Por una parte, las personas no se toman en serio los síntomas, minimizándolos por lo general. En tanto, la distancia al hospital o unidad especializada en ACV, además de las demoras en la toma de decisión del tratamiento, completan las otras barreras para una reacción adecuada y oportuna.

Deja un comentario